Martes, 03 Julio 2018 11:08

¿Esterilización o castración? Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(1 Voto)

¿Conoces la diferencia entre esterilizar o castrar a tu can? Ambas opciones permiten evitar camadas no deseadas, reduciendo así el riesgo de abandono. Sin embargo, los beneficios asociados a la castración son mucho mayores.

Esterilizar es evitar que nuestras perras puedan quedarse embarazadas o que nuestros canes sean fértiles. Sin embargo, mantienen sus órganos sexuales y su comportamiento sexual.

La cirugía es más sencilla y menos invasiva, ya que se limita a una ligadura de trompas en el caso de las hembras y de los conductos espermáticos en el caso de los machos.

Con esta intervención el can conserva su instinto sexual y su conducta de apareamiento sigue activa, por lo que no evitamos problemas derivados de las hormonas, como pueden ser problemas de comportamiento agresivo o de huida en el caso de que una perra esté en celo.

Cuando hablamos de castración nos referimos a la extirpación total del aparato reproductor, desapareciendo así el comportamiento sexual. A las hembras se les extirpa el útero y los ovarios, o sólo los ovarios, y a los machos los testículos.

En el caso de las hembras no existen estudios claros que demuestren que es mejor quitar sólo los ovarios (ovariectomía) o el conjunto ovarios-útero (ovariohisterectomía), por lo que normalmente el tipo de procedimiento dependerá de cada veterinario.

La castración no sólo reduce el riesgo de abandono y sacrificio de animales, sino que además aumenta la esperanza y la calidad de vida.

En las hembras reduce el riesgo de padecer cáncer de mama y de útero. También evita infecciones de útero y formación de quistes y tumores en los ovarios, además de embarazos psicológicos.

En los machos, la castración evita tumores de próstata, testículos y glándulas anales. También reduce el riesgo de padecer prostatitis.

En general, con la castración se evitan comportamientos agresivos asociados al marcaje, reducimos el riesgo de fuga y evitamos la transmisión de enfermedades congénitas como la displasia de cadera.

La técnica clásica para la castración se basa en una gran incisión que cicatriza gracias al collar isabelino.

Actualmente es más común que se realicen castraciones por laparoscopia, haciendo una incisión muy pequeña y reduciendo el tiempo de recuperación. Fuente

Visto 521 veces Modificado por última vez en Viernes, 21 Septiembre 2018 21:17
WebMaster

Amante de los animales . . .

www.piensoselandaluz.es

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Suscribirse

Únase a nuestra lista de correo, redes sociales para eventos especiales y la oportunidad de ser de los primeros en recibir nuestras Ofertas Especiales.